Buscar
  • José Moreno Bernal

La aceptación y repudiación de la herencia.

Actualizado: 20 sept 2020

En la presente publicación pasaremos a tratar un tema de suma importancia dentro del derecho sucesorio como son la aceptación y renuncia de herencia por los herederos. Y, además, analizaremos brevemente las formas que tienen estos sucesores para efectuar tanto una como la otra opción de aceptación que otorga la ley.


En primer lugar decir que nuestro Código Civil ( en adelante C.C), como norma que regula toda cuestión relativa al proceso hereditario en nuestro país, permite al heredero decidir si aceptar o no la herencia que por ley o voluntad de un tercero le corresponde.


Con lo cual, en nuestro sistema sucesorio nadie esta obligado a aceptar una herencia que por el motivo que fuera no le interesa hacerlo. Permitiendo la Ley que el heredero pueda renunciar a la misma, o, incluso aceptar y exigir sus derechos hereditarios con el único limite temporal de 30 años.


Imaginemos un supuesto muy común en el cual el causante de la herencia solo disponía, a fecha de su fallecimiento, de cargas y deudas. En estos supuestos, como es lógico, los derechos hereditarios mas que beneficiar al heredero tal y como todo el mundo concibe una herencia, llegan a perjudicar y a resultar un problema.


Por ello, desde MORENO BERNAL ABOGADOS, aconsejamos valerse y asesorarse de un despacho de abogados especializado en herencias. Pues antes de aceptar o renunciar una herencia, recomendamos que se debe debe de valorar correctamente el escenario económico en el que se encuentra la herencia del familiar o allegado por medio de la averiguación y localización de bienes, derechos, obligaciones y deudas de los que disponía el causante a fecha de su fallecimiento.


Para comenzar a introducirnos en el fondo de este derecho de todo heredero de aceptar o renunciar a sus derechos hereditarios, resulta necesario hacer primero una breve diferenciación entre la condición de heredero y la de legatario. Pues así podremos entender de la mejor forma posible los motivos y consecuencias de aceptar la herencia por el heredero, y la importancia que tiene este tramite en el proceso sucesorio.


Al respecto, dice nuestro C.C en su art. 660, que: " llámese heredero al que sucede a titulo universal y legatario al que sucede a titulo particular".


Con lo cual, una vez efectuada por el antedicho precepto la distinción principal entre heredero y legatario, fácil resultara concluir que, a diferencia del heredero, el legatario es un sucesor particular que adquiere bienes y/o derechos concretos del causante sin responder de deuda ni carga alguna, y desde el mismo momento del fallecimiento del causante, sin necesidad de aceptar el mismo. Y en cambio el heredero resulta ser un sucesor universal, siendo por ello por lo que adquiere tras la aceptación de la herencia, tanto bienes y derechos del causante, pero también deudas y obligaciones.



CONCEPTO Y CARACTERÍSTICAS COMUNES: ACEPTACIÓN Y RENUNCIA.


La aceptación de la herencia, podría definirse como aquella declaración de voluntades efectuada por quien es llamado en condición de heredero por la herencia, y en donde éste manifiesta su voluntad de adquirir dicha condición de heredero junto con su correspondiente porcentaje que le corresponda del patrimonio del fallecido.


Y, por otro lado, la renuncia de la herencia podría entenderse como esa declaración de voluntad efectuada por el también llamado a una herencia, y en donde a diferencia de la aceptación de la misma, aquí el sucesor no quiere adquirir la condición de heredero ni la parte del patrimonio del causante que le corresponda.


Tanto la aceptación como la renuncia de una herencia resulta ser un acto que retrotraen sus efectos al momento exacto del fallecimiento del causante. Y, además, son actos irrevocables que salvo vicios que anulen el consentimiento allí prestado, no podrán ser impugnados a posteriori.


Igualmente, ambas declaraciones de voluntad ( aceptación y renuncia de herencia) deben de ser actos libres, voluntarios y completos, pues no se permite en nuestro derecho sucesorio la aceptación o renuncia parcial de una herencia. Ni tampoco se permite que dichas declaraciones de voluntad queden supeditadas a plazo o condición alguna.


La aceptación y renuncia de herencia es un acto de carácter personal, y deberá ser emitida dicha decisión por el propio interesado. Si bien es posible que un representante legal o voluntario del heredero pueda hacerlo en su nombre, es decir, que por los tutores/representantes legales y los apoderados a tales efectos pueden aceptar o renunciar en nombre de otro una herencia.


TIPOS DE ACEPTACIÓN:


De acuerdo con lo que establece el art. 998 C.C: " la herencia podrá ser aceptada pura y simplemente, o a beneficio de inventario". Por tanto, existen dos tipos de aceptación de herencia.


El art. 999 C.C igualmente tiene dispuesto, en linea con lo que nos sigue, que: " la aceptación pura y simple puede ser expresa o tacita". Por tanto, también existen dos formas distintas de aceptar una herencia pura y simplemente.


1) Pues bien, la aceptación pura y simple no es otra que aquella declaración de voluntad del heredero que produce efectos ilimitados, y por ello con dicha decisión el heredero recibirá la parte correspondiente de los bienes y deudas del causante. Quedando obligado a responder por las cargas y deudas de la herencia, no solo con el propio patrimonio heredera, sino que también responderá con el patrimonio suyo propio que disponía antes de aceptar la herencia si con los bienes de la herencia no alcanza a cubrir todo el pasivo hereditario.


Tal y como hemos indicado anteriormente, el art. 999 C.C determina las formas posibles que dispone el heredero para aceptar la herencia de forma pura y simplemente. Y por un lado, estaría la aceptación expresa; entendida como aquella que se efectúa de forma escrita y en documento notarial o privado. Y por otro, estaría la aceptación pura y simple de forma tacita; la cual podemos definir como aquella que no se deja constancia por escrito como la expresa si no que a través de actos cometidos por el heredero frente al herencia se sobreentiende que ha aceptado la misma.


( Ejemplos mas comunes de aceptación tacita establecidos por la jurisprudencia: impugnar un testamento, vender o donar un bien de la herencia o suceder procesalmente al causante en un procedimiento judicial ya iniciado, gestión de cobros créditos hereditarios, pagar deudas del causante, etc...)


En lo que respecta a estos actos presuntos del heredero que presuponen la aceptación de la herencia de forma tacita, cabe decir que no todo acto efectuado por aquel frente a la herencia podrá entenderse como aceptación tacita. Pues pagar impuestos de sucesiones, efectuar una declaración de herederos por uno de ellos, cobrar algún seguro o pagar los gastos del funeral o la gestión del consorte viudo de los bienes gananciales, NO SUPONEN ACTO DE VOLUNTAD TÁCITO SUFICIENTE PARA ENTENDER ACEPTADA UNA HERENCIA.


  • IMPORTANTE: Como hemos dicho, la aceptación pura y simple puede efectuarse tanto en documento privado como publico ante Notario. Pero si en la herencia existen bienes inmuebles deberá de hacerse irremediablemente ante Notario si se quieren inscribir los mismos en el correspondiente Registro Publico. .

2) El art. 998 C.C además de recoger la aceptación pura y simple, permite a todo heredero una segunda opción que trata sobre la famosa aceptación a beneficio de inventario.


Dicha forma de aceptación necesitaría otra publicación exclusivamente referida a ella para su análisis completo, pero a groso modo se podría decir que la aceptación a beneficio de inventario, a diferencia del otro tipo de aceptación antes visto, es aquella declaración de voluntad con efectos limitados, consiguiendo con ello excluir la obligación o responsabilidad del heredero de responder con su propio patrimonio (anterior) de las deudas del causante que integran el haber hereditario.


Tal y como hemos dicho ya, la aceptación de herencia de forma pura y simple es un acto irrevocable. Por tanto, antes de aceptar o renunciar a la misma se debe de tener en cuenta cual es el patrimonio del causante, pero mucho mas importante, hay que tener en cuenta las deudas que engloban el patrimonio a heredar. Pues como es sabido, si se acepta de forma pura y simple, y las deudas superan al activo del haber hereditario, el sucesor que acepte la herencia deberá de responder de ellas con su propio patrimonio.


Esto ultimo de la responsabilidad de deudas del causante por el heredero con su propio patrimonio no sucede con la aceptación a beneficio de inventario, y el heredero que acepte de tal forma no se vera nunca obligado a responder de las deudas que pudiera haber generado el familiar/allegado fallecido antes de morir, si no solo hasta el valor de los bienes que comprenden la herencia aceptada.


Una de las características principales de este tipo de aceptación es que debe de realizarse ante Notario o ante un agente diplomático o consular de España si el heredero se encuentra en un país extranjero.


Otra característica mas de este tipo de aceptación es la posibilidad de que con carácter previo a efectuar la declaración de voluntad de aceptar o no una herencia, la ley permite el derecho a deliberar.


Todo esto tiene sentido, pues como hemos dicho ya, una vez aceptada la misma no hay marcha atrás, y por consiguiente para conocer que forma de aceptación es la mas idónea resulta necesario conocer el estado patrimonial y de deudas del haber hereditario con anterioridad a decidir.


Al respecto, el derecho a deliberar es una facultad que se le otorga al heredero para que en un tiempo determinado pueda conocer el estado de los bienes y deudas del causante. En definitiva, trata sobre un examen previo de la herencia, y deliberar con conocimiento de causa que decisión tomar a tales efectos.


Por todo ello, el heredero antes de aceptar tiene derecho a que se forme un inventario fiel y exacto de todos los bienes y deudas por el Notario, y en donde se citaran a acreedores y legatarios, e incluyendo en dicho inventario una valoración económica de la herencia para tomar la decisión.


RENUNCIA O REPUDIACIÓN HERENCIA:


Como adelantábamos al inicio de esta publicación, la renuncia de una herencia es una declaración de voluntad emitida por el heredero ( o representante legal/tutor o apoderado para ello) donde el llamado a una herencia decide no suceder al causante en la proporción que le corresponda.


Tal y como hemos dicho anteriormente, en la aceptación de herencia puede efectuarse de forma pura y simple; tanto en documento publico como privado; o a beneficio de inventario; inexcusablemente ante Notario.


Pero para el caso de la renuncia, no existe dicha posibilidad de aceptar de dos formas distintas.


¿ Como debe de hacerse la renuncia de herencia? - La repudiación o renuncia de una herencia deberá de hacerse siempre de forma expresa, en idénticos términos que la aceptación emitida de tal forma, y de forma autentica; es decir, ante Notario autorizante y en escritura notarial bajo la observancia de todos los requisitos legales de dicho negocio jurídico.


¿Que efectos tiene la renuncia? -Como efectos principales estaría la imposibilidad del repudiante de acceder a la posesiones de los bienes de la herencia, dando lugar según los casos al llamamiento de otros herederos sustitutos, al derecho de acrecer en otros herederos la parte renunciada, o incluso, a aperturar una sucesión intestada - es decir, actuar como si no hubiera testamento pero respecto de esa parte renunciada-.



Si necesitas un despacho de abogados experto en herencias en Alicante, CONTÁCTENOS y cuéntenos su caso. En MORENO BERNAL ABOGADOS le asesoraremos y acompañaremos a lo largo de todo el proceso sucesorio salvaguardando sus intereses.










1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Te has preguntado alguna vez que es un albacea, y en que consiste su labor en una herencia? Desde el despacho MORENO BERNAL ABOGADOS, expertos en herencias en Alicante, no pocas veces explicamos - y